Cualquiera que sean los indicadores de logro y los criterios que nos hayamos fijado necesitamos recoger información para efectuar la evaluación. Esta información debe ser recopilada sistemática y científicamente, es decir, utilizando procedimientos e instrumentos que nos garanticen al máximo la veracidad de los datos obtenidos.


A continuación se enlistan algunos procedimientos e instrumentos de evaluación que pueden ser utilizados por los docentes en los diferentes momentos del proceso de enseñanza aprendizaje.


1. Lista de Cotejo

Es una serie de afirmaciones relativas a una actuación o a un producto cuya presencia debe consignarse mediante una señal. Se usa para anotar el producto de observaciones en el aula de distinto tipo: productos de los estudiantes, actitudes, trabajo en equipo, entre otros. Verificar la presencia o ausencia de una serie de características o atributos.

Elementos para su construcción

•    Identificar los datos generales (nombre del centro educativo, grado, sección, nombre del docente y fecha en que se realiza la observación, nombre de la actividad, competencia o competencias que evaluará).
•    Diseñar un formato donde se identifique en una primera columna el nombre y apellido de los estudiantes.
•    Anotar los indicadores de logro que va a evaluar o los aspectos de un indicador en la parte superior de cada columna. El número de columnas estará en dependencia de la cantidad de indicadores de logro o aspectos a evaluar.
•    Incluir en cada columna el juicio que permita la evaluación de lo observado que puede ser si – no o cualquier otro juicio que estime conveniente para la valoración.
•    En la antepenúltima columna anotar el total de los juicios marcados para cada indicador o aspectos del indicador.
•    En la penúltima columna anote el porcentaje que obtuvo de Si.
•    En la última columna escriba los comentarios que considere pertinentes con respecto a la observación sobre el desempeño de los estudiantes durante el proceso. (Opcional)

Para calcular la valoración, el punteo obtenido por cada estudiante, divida el total de si entre el total de aspectos y multiplíquelo por cien y eso le dará el porcentaje.

2. El portafolio

El portafolio es una colección de trabajos y reflexiones de los estudiantes ordenados de forma cronológica, en una carpeta o fólder, que recopila información para monitorear el proceso de aprendizaje y que permite evaluar el progreso de los estudiantes.
El uso del portafolio facilita la reflexión de los estudiantes acerca de su aprendizaje, su participación en la selección de los criterios de evaluación, los espacios de autorreflexión, observar el progreso de las producciones de los estudiantes durante cierto tiempo, fomentar la auto y la coevaluación, integrar varias áreas del currículum en un solo tema y reflexionar sobre las estrategias pedagógicas que usa el docente.

La elaboración de un portafolio es una responsabilidad compartida entre el docente y los estudiantes, en donde cada uno tiene papeles claramente definidos:

•    El docente debe establecer el propósito del portafolio:

¿Para qué áreas lo utilizará?
¿Qué espera que hagan los estudiantes?
¿Qué clase de trabajos deben incluir los estudiantes?
¿Cómo deben organizar su trabajo los estudiantes?

•    El docente debe determinar los criterios que se tomarán en cuenta para valorar los trabajos y analizar si existe congruencia entre los criterios de evaluación y los propósitos establecidos para guiar el portafolio.
•    Los estudiantes deben elaborar su portafolio utilizando el material que tengan a su alcance: una carpeta, un fólder, una caja, entre otros.
•    Los y las estudiantes deben archivar, durante los períodos establecidos para ello, en su portafolio los trabajos que el docente solicite junto con las reflexiones a cada uno. Esta reflexión puede estar relacionada con los aspectos que realizó correctamente, los aspectos débiles de su trabajo o cómo se sintió al realizarlo.
•    El o la docente determinará que instrumento utilizará para evaluar el desempeño de los estudiantes al momento de responder las preguntas, puede ser lista de cotejo o rúbrica (o pautas).
•    Cada cierto tiempo, previamente establecido, el docente se reunirá de forma individual con cada estudiante para evaluar su portafolio y los avances logrados. También promoverá reuniones con padres y madres de familia donde los estudiantes muestren su portafolio y ellos lo evalúen. Para su evaluación se asignará un punteo con base en lo anotado en la rúbrica o pauta de valoración.

3. Rúbrica o Pautas de Valoración

Las rúbricas son pautas que ofrecen una descripción del desempeño de un estudiante en un aspecto determinado, a partir de un continuo, dando una mayor consistencia a las evaluaciones. Cooper (1997) recomienda la utilización de las rúbricas como un buen procedimiento para evaluar las habilidades de los estudiantes para construir significados a través de la lectura y escritura.

La rúbrica sirve para tener una idea clara de lo que representa el indicador de logro en una escala de calificación. Para esto se puede establecer criterios con su respectiva descripción. De esta manera, el estudiante puede saber lo que ha alcanzado y le falta por desarrollar. Los criterios deben representar los aspectos considerados en los indicadores logro, que serán valorados por medio de una escala cualitativa o numérica.

Elementos para su construcción

•    Identificar los datos generales (nombre de la escuela, grado, sección, nombre del docente y fecha en que se realiza la observación, nombre de la actividad, competencia o competencias que evaluará, nombre del estudiante.
•    Seleccionar los aspectos que va a evaluar, por ejemplo para determinar si un estudiante comprendió el concepto de democracia usted puede tomar en cuenta los aspectos siguientes:

-    Explicación
-    Comprensión del concepto
-    Identificación de los elementos del concepto
-    Ejemplificación

•    Anotar los criterios seleccionados en la primera columna de la tabla.
•    Seleccionar la escala cualitativa o cuantitativa que permita la evaluación, por ejemplo: respuesta excelente, respuesta satisfactoria, respuesta moderadamente satisfactoria y respuesta deficiente y se le asigna valor a cada nivel, por ejemplo, de 1 a 4 puntos respectivamente.
•    Elaborar una lista de aspectos de lo que se espera en cada escala. Por ejemplo, para una respuesta usted esperaría:

Nivel 4: Respuesta excelente

Respuesta completa
Explicaciones claras del concepto
Identificación de todos los elementos importantes
Inclusión de ejemplos e información complementaria

Nivel 3: Respuesta satisfactoria

Respuesta bastante completa
Manifiesta comprensión del concepto
Identifica bastantes elementos importantes
Ofrece alguna información adicional

Nivel 2: Respuesta moderadamente satisfactoria

Respuesta refleja alguna confusión
Comprensión incompleta del concepto
Identifica algunos elementos importantes
Provee información incompleta relacionada con el tema

Nivel 1: Respuesta deficiente

No logra demostrar que comprende el concepto
No provee contestación completa
Omite elementos importantes
Utiliza inadecuadamente los términos

•    Deje indicado un espacio para anotar el punteo.
•    En la parte de debajo de la rúbrica asigne un área para observaciones.

Para calcular la valoración multiplique el valor máximo de la escala asignada para evaluar por el número de aspectos a observar. Esto dará la nota máxima. Sumar el total de valores obtenidos en cada uno de los aspectos o criterios. La calificación se calcula dividiendo el total obtenido, entre la nota máxima y multiplicando el resultado por 100.

4. El Ensayo

Consiste en la exposición escrita de un tema por el estudiante. Es una composición escrita con lenguaje directo, sencillo y coherente y que es el resultado de un proceso personal que implica diseñar, investigar, ejecutar y revisar el escrito. La extensión y complejidad de un ensayo depende de varios factores entre ellos: la edad de los estudiantes, el grado que cursan, el tema, las posibilidades para obtener información, entre otros.

Sirve para comunicar las ideas propias del autor de una manera sencilla, en forma directa y libre. Se deben seguir las reglas de redacción para elaborarlo y escribir las ideas para poder publicarlas con mayor facilidad, para tener mayor número de lectores y producir un efecto más directo de la idea que se quiere dar a conocer.

Para su elaboración el docente deberá:

•    Proporcionar a los estudiantes un tema que puede ser específico o general, dependiendo del propósito del ensayo,
•    Definir la tarea lo más completa y especifica posible para que el estudiante comprenda completamente lo que se espera que haga,
•    Revisar constantemente los avances de los estudiantes y los orienta para que realicen las correcciones necesarias y
•    Elaborar el instrumento de evaluación del ensayo.

El estudiante deberá:

•    Realizar un proceso de investigación acerca del tema a tratar,
•    Subrayar y destacar las ideas principales. Esto ayudará a fundamentar el ensayo con textos o frases textuales de los autores consultados,
•    Clasificar y ordenar la información para comprenderla,
•    Sintetizar la información,
•    Definir lo que van a escribir: reflexiones, críticas, comentarios y propuestas a lo largo y al final del ensayo
•    Elaborar varios borradores del ensayo hasta lograr la versión acabada con apoyo del docente.

Para evaluar el ensayo se asignará un punteo en base a lo anotado en el instrumento de evaluación.

5.    El Proyecto

El proyecto es la planificación y ejecución de una tarea, investigación o actividad, en la cual los estudiantes son los planificadores, ejecutores y evaluadores de todo el proceso.

¿De dónde surgen los proyectos? Al reflexionar acerca de los intereses de los estudiantes, el docente se dará cuenta que a la escuela le corresponde ampliar muchos de esos intereses y que la misma escuela tiene intereses al igual que los tiene el docente. Esto indica que todos pueden unirse para desarrollar un proyecto de aula de manera de propiciar los nuevos conocimientos en forma significativa. Esto hace necesario que se establezcan nexos entre los conocimientos que ya poseen los estudiantes con las hipótesis que sobre el tema puedan plantearse. Existen diferentes tipo de proyectos:

1.    Proyectos por áreas

Permiten trabajar algunos contenidos de áreas específicas. Por ejemplo, en
Matemáticas se puede trabajar el proyecto de la tienda escolar; en Comunicativa Cultural una mesa redonda sobre una obra literaria; en Ciencias Naturales, un estudio sobre las plantas medicinales que se usan en la comunidad; etc.

2.    Proyectos por actividades

Propician actividades sociales y recreativas. Por ejemplo: construcción de juguetes, elaboración de objetos para uso doméstico, la vida en la comunidad, higiene en la casa u otros de interés.


3. Proyectos globales

Fusionan las diferentes áreas. Generalmente son pocos, pero profundos.
Permiten organizar los conocimientos y relacionarlos y conceden especial valor a las interrelaciones comunicativas entre las intenciones, los recursos y las actividades planteadas.

4. Proyectos sintéticos

Incluyen proyectos más amplios. Por ejemplo: representar un suceso histórico o cultural (sobre todo, uno que requiera de un proceso de investigación para construir textos de obras), elaborar los vestidos de los personajes, montar la escenografía, preparar el sonido, poner la obra en escena, etc.

5. Proyectos de acción

Se orientan a la realización de una acción específica; es decir, los que llevan un énfasis en el “hacer algo”. Por ejemplo: hacer un jardín o construir un huerto escolar. Estos probablemente son los proyectos que más conocemos.

6. Proyectos de conocimiento

Se enfocan más hacia contenidos de tipo declarativo o conceptual; por lo tanto, hacen énfasis en el tratamiento de la información, en el análisis, en la comparación y en la síntesis. Aunque estos proyectos también incluyen acciones, su fortaleza está en la construcción.

Los proyectos sirven para encontrar la solución a problemas reales, dentro de un ambiente de trabajo donde el docente funge solamente como facilitador (a) de los medios y guía conceptual del aula y organizar el trabajo en forma interdisciplinaria.

Para evaluar el proyecto:

•    Determinar el propósito del proyecto enfocándolo hacia el logro de las competencias más importantes del curso,
•    Seleccionar proyectos que motiven a los estudiantes; que presenten una comprensión cognitiva compleja, aplicable a otros problemas,
•    Establecer los criterios adecuados para evaluar el proyecto,
•    Establecer claramente las condiciones para la realización, incluyendo el tiempo necesario,
•    Diseñar el proyecto. Puede contar con los siguientes pasos:

-    Genere preguntas de investigación,
-    Plantee hipótesis,
-    Planifique el tema utilizando distintas fuentes de información,
-    Organice la información obtenida, intercambie puntos de vista y
-    Llegue a conclusiones y presente lo aprendido por diferentes medios.

•    Preparar una descripción escrita que debe incluir el propósito, los materiales y recursos necesarios, las instrucciones y los criterios de evaluación y comunicar los resultados de la evaluación para su análisis y discusión.


Para evaluar un proyecto deben elaborarse diferentes instrumentos que permitan determinar si están siendo alcanzadas las competencias propuestas.

6. Pruebas

Las pruebas se conciben como: "Instrumentos técnicamente construidos que permiten a un sujeto, en una situación definida (ante determinados reactivos o ítems), evidenciar la posesión de determinados conocimientos, habilidades, destrezas, nivel de logros, actitudes, características de personalidad, etc.

En un currículum organizado en competencias la evaluación de proceso no significa que se dejen de realizar este tipo de pruebas. Sin embargo, éstas deben evaluar la aplicación del conocimiento. Los conocimientos básicos actuales, aunque requieran cierto grado de memorización, son de otro carácter, más integradores, de conocimientos contextualizados, no de datos aislados.

Características que deben tener las pruebas

a. Objetividad:

Es la eliminación del juicio personal para que no influya en el resultado de la evaluación.

b. Validez:

Se refiere a lograr el propósito de la evaluación. Una prueba es válida cuando mide lo que tiene que medir. Para aumentar la validez de una prueba se recomienda formular claramente las instrucciones, usar un vocabulario adecuado, evaluar lo que se ha desarrollado en clase y dar el tiempo suficiente para resolver la prueba.

c. Confiabilidad:

Es el grado de exactitud con que un instrumento mide los que en verdad mide. Esto se verifica cuando los resultados en sucesivas aplicaciones de una prueba, con poco tiempo de diferencia, son similares.

d. Adecuada construcción:

Se refiere a que los enunciados de la prueba sean claros en lo que se solicita, que los distractores sean adecuados, que proporcione suficiente espacio para que los y las estudiantes desarrollen sus respuestas, que todas las opciones queden en la misma página, entre otras observaciones.

Las pruebas pueden ser de los tipos siguientes:

Evocación simple.
Pruebas de respuesta con alternativas.
Pruebas de pareamiento.
Identificación con gráfica.
Ordenamiento en sucesión.
Selección múltiple.